BEAUTY STATION

DILE ADIÓS AL GORDITO DE LA ESPALDA

Health & fitness | bajar | 8 mayo, 2012

Estos ejercicios de yoga te ayudarán a deshacerte de los “gorditos” de la espalda

Nadie es fan de una capa de grasa colgando de su cintura o de la cinta de su bra; aunque no existe un milagro para eliminarlo, puedes confiar en ejercicios de cardio para reducir la grasa corporal. Es importante fortalecer y tonificar los músculos de la espalda, ya que conforme empieces a perder peso en esa área, revelarás músculos bien torneados debajo de ésta.

Foto: Especial

Ocho poses de yoga que trabajarán diversas áreas de tu espalda.

Con la pose del guerrero trabajarás la espalda y los hombros; sólo párate frente a tu tapete con ambos pies juntos. Cambia el peso a tu pierna izquierda y posiciona la derecha frente a ti, balanceando con tu torso paralelo al piso. Extiende tus brazos rectos frente a ti y lleva tu ombligo hacia tu columna; sostén esta posición durante cinco respiraciones.

Foto: Especial

En la media luna trabajarás la espalda y los lados del torso; empieza en pose de perro viendo hacia abajo, coloca tu pie derecho entre tus manos y levanta hasta llegar a posición de guerrero. Después abre las caderas, brazos y pecho para pasar a posición de guerrero 2. Coloca tu mano izquierda en tu cadera izquierda y estira completamente tu brazo derecho, creando longitud en el lado derecho de tu cuerpo. Cambia el peso a tu pie derecho y levanta tu pie izquierdo; coloca tu palma derecha completamente en el piso, debajo de tu hombro. Dobla tu rodilla derecha y trata de distribuir tu peso equitativamente entre tu mano derecha y tu pie. Mira hacia el piso y lleva tu brazo izquierdo hacia arriba; cuando estés lista, dirige tu mirda hacia tu mano izquierda. Sostén durante cinco respiraciones y cambia al otro lado.

Foto: Especial

Para trabajar los glúteos, cuádriceps y la espalda superior, inhala para doblar tus rodillas y bajar las caderas mientras levantas tus brazos sobre tu cabeza. Exhala para cruzar tu codo derecho sobre tu rodilla izquierda; junta las palmas de tus manos y presiona la parte baja del codo contra tu muslo para levantar y rotar el pecho, incrementando el giro. Levanta instantáneamente tu cadera, asegurándote de que ambas rodillas sean paralelas. Mantén esta pose por cinco segundos, después inhala mientras presionas con los pies y levantas el torso, elevándote a la posición anterior. Exhala para cruzar el codo izquierdo sobre tu rodilla derecha externa, mantén durante otros cinco segundos en este lado.

Foto: Especial

Con la tabla de lado trabajarás la espalda, los abdominales, los lados del torso y los brazos; empieza en la posición de perro boca abajo, sólo junta los pies hasta que los dedos gordos se estén tocando. Mueve tu mano derecha sobre la izquirda para que esté al centro del tapete. Gira hacia tu lado derecho y planta tu talón derecho, balanceándote en el filo de tu pie derecho; levanta tu brazo izquierdo sobre ti o extendido sobre tu oído. Sostén esta posición durante cinco respiraciones, tratando de mantener tu centro fuerte y la pose estable. Repite esta posición en el lado izquierdo.

Foto: Especial

Los abdominales, la espalda, los brazos y los hombros podrás trabajarlos con una tabla de delfín; desde perro hacia abajo, baja tus antebrazos y lleva los pies hacia fuera. Tu cuerpo deberá estar en un línea recta con tus hombros directamente debajo de tus codos. Mantén esta posición por cinco respiraciones.

Foto: Especial

Para trabajar la espalda sólo realiza el arco; acuéstate sobre tu estómago, presionando el ombligo en el piso. Dobla tus rodillas y alcanza tu tobillos con tus manos; una vez que tengas un agarre firme en cada uno, trata de mantener tus dedos de los pies juntos, ya sea apuntando o flexionando tus pies. Inhala para levantar tus pies y muslos tan altos como puedas y cambiar tu peso hacia delante para descansar en el ombligo en lugar de en el hueso púbico. Sostén durante cinco respiraciones.

Foto: Especial

Con la posición de langosta trabajarás tu espalda; recuéstate boca abajo con tus piernas juntas. Coloca tus brazos a los lados con las palmas viendo hacia arriba; mientras inhalas, levanta tus piernas, cabeza y parte superior del cuerpo del piso. Tus manos deben permanecer en el piso para que sirvan de apoyo. Mientras respiras, trata de relajar los hombros y los músculos de tus glúteos; extiende la coronilla lejos de tus dedos de los pies, alargando tanto como puedas tu espina. Mantén durante cinco respiraciones y regresa a la posición inicial en el tapete.

Foto: Especial

La espalda y la parte superior del cuerpo la puedes trabajar con la rueda; recuéstate sobre tu espalda, dobla tus rodillas y coloca tus pies planos en el piso, con los talones tan cerca como sea posible a tus glúteos. Dobla tus codos y coloca tus palmas planas en el piso sobre tus hombros, con las puntas de los dedos hacia tus pies. Inhala, presiona tus palmas y levanta la cabeza, hombros y caderas del piso, manteniendo la pose de rueda durante cinco respiraciones.

Checa estos alimentos que mejoran tu humor.